30
jul

La economía colaborativa en NPR News

Escrito el 30 julio 2014 por David Cordova en Noticias

En el marco de la jornada ‘Innovación, Disrupción y Nueva Economía’ que se celebrará el 9 de septiembre en el IE Business School, la periodista Lauren Frayer reflexiona sobre economía colaborativa. En mi opinión, el crecimiento de la economía colaborativa está siendo exponencial, además de abrir un abanico de oportunidades al consumidor. No cabe duda que la innovación y la tecnología han provocado cambios en diversos sectores de la economía.

Aquí tenéis el reportaje completo y un aperitivo de lo que será la jornada ‘Innovación, Disrupción y Nueva Economía’: 

Uber, Airbnb Uder Attack in Spain as Old and New Economies Clash, by Lauren Frayer.

http://www.npr.org/blogs/parallels/2014/07/29/327796899/uber-airbnb-under-attack-in-spain-as-old-and-new-economy-clash

npr

10
jul

INNOVACIÓN, DISRUPCIÓN Y NUEVA ECONOMÍA

Escrito el 10 julio 2014 por Elena Herrero-Beaumont en Noticias

EN EL MARCO DEL PROGRAMA DE GESTIÓN TRANSPARENTE DE INTERESES PÚBLICOS Y PRIVADOS

EL IE BUSINESS SCHOOL LE INVITA A LA JORNADA

INNOVACIÓN, DISRUPCIÓN Y NUEVA ECONOMÍA

MARTES 9 de SEPTIEMBRE, 2014

Maria de Molina, 4. Aula E101

Se ruega confirmación a Silvia Malagón: Silvia.malagon@ie.edu

El mundo de Internet y el desarrollo de las nuevas tecnologías han hecho surgir en los últimos años nuevos modelos de negocio que están rompiendo con los esquemas económicos tradicionales. La revolución que ha traído consigo la nueva era digital está teniendo un impacto transversal en sectores tan diversos como la comunicación, el transporte, el turismo, el comercio, la música y el cine, entre otros.

No obstante, la irrupción de estos modelos de negocio innovadores ha tenido un efecto disruptivo sobre los esquemas económicos tradicionales, circunstancia que plantea importantes retos para los antiguos agentes económicos y para las Administraciones Públicas. En este sentido, Nelie Kroes, comisaria de Agenda Digital de la Unión Europea, ha afirmado recientemente que “estas innovaciones están aquí para quedarse. Tenemos que trabajar con ellas, no contra ellas”, ya que son negocios que facilitan la vida a los ciudadanos y generan riqueza para el país.

En este contexto, el Instituto de Empresa organiza una jornada para explorar:

  • Cómo los modelos disruptivos alteran las dinámicas del mercado, afectando a las industrias consolidadas y abriendo un abanico de oportunidades al consumidor.
  • Cómo el regulador debe establecer unas reglas de juego que no ahoguen la innovación pero que al mismo tiempo establezcan un mínimo de garantías.

PROGRAMA

9:00-9:10hrs                Bienvenida

David Córdova, Director del Programa Gestión de Intereses Públicos y Privados del IE Business School

9:10-9:20hrs                Apertura

Ana Botella, Alcaldesa de Madrid

9:20-9:50hrs                Conferencia magistral: Innovación, Disrupción y Nueva economía en el siglo XXI

Antonio López de Ávila, Presidente de Segittur

9:50-11:00hrs              Mesa Redonda 1: La disrupción tecnológica y su impacto en el mercado.

Moderador: Miguel Ángel Uriondo, Periodista de Tecnología en Actualidad Económica y autor del Blog ADSL en Expansión

  • Jeroen Merchiers, Country Manager de Airbnb
  • Carlos Rodríguez Braun, Doctor en Ciencias Económicas. Catedrático de la Universidad Complutense
  • Enrique Lancis, Director de Desarrollo de Negocio de Segittur
  • Izverniceanu Ileana, Portavoz, OCU

11:00-11:30hrs Café

11:30-12:45hrs            Mesa Redonda 2: La disrupción tecnológica y el regulador.

Moderador: Rafael Rubio, Profesor Titular de Derecho Constitucional. Director del Grupo de Investigación sobre participación y nuevas tecnologías, UCM.

  • Antonio Maudes, Director del Departamento de Promoción de la Competencia, CNMC
  • Vincent Rosso, Co-fundador BlaBlaCar España
  • Andrés Gómez, Adjunto al Director de CEIM
  • Rafa García del Poyo, Socio Osborne Clarke

12:45-13:00hrs            Clausura

David Córdova, Director del Programa

13:00hrs Vino español

4
jun

herzog fotogalc4Nació y vivió gran parte de su vida en el País Vasco, excepto sus años de carrera en Pamplona. Fue abogado de procesal en Garrigues durante una década hasta que decidió dar el salto a la política a finales de 2011. Desde entonces trabaja como Secretario General del Grupo Parlamentario de UPyD en el Congreso. Andrés Herzog (San Sebastián, 1974) no contempla la política como carrera, pero sí como vía para debatir ideas nuevas que le vienen a la cabeza y contribuir a la regeneración del sistema. “Lo que más me gusta de mi trabajo es ver cómo algo que pensé un domingo se está debatiendo en el Congreso,” me confesó hace unas semanas en su despacho. De ahí me regaló unas horas de su tiempo para hablar de política, talento y transparencia.

Elena Herrero-Beaumont: ¿Cuál es tu valoración de los resultados electorales?

Andrés Herzog: Para nosotros es un magnífico resultado, aunque siempre esperas más. Me parece muy importante en un contexto de cambio que UPyD siga una trayectoria de crecimiento sólida. Es verdad que nuestro resultado no ha sido tan espectacular como el de Podemos, pero ha sido nuestro mejor resultado histórico. Además, se ha demostrado que hemos pasado de ser un partido madrileño a un partido nacional. Y en este sentido, lo que tenemos claro es que no vamos a cometer el mismo error de PSOE y PSC. Uno de los problemas de España es que PP y PSOE han dejado de ser partidos nacionales y en cada región defienden una cosa distinta.

EHB: Muchos periodistas se preguntan por qué no fraguáis una coalición con Ciudadanos. Al fin y al cabo defendéis cosas parecidas.

AH: Hay un origen común, que se concreta en una denuncia del nacionalismo, de la rendición de los partidos nacionales frente al nacionalismo. UPyD nace de movimientos sociales de lucha contra ETA en País Vasco y Ciudadanos de lo mismo en Cataluña. Pero dicho esto, si nos juntamos con Ciudadanos vamos a encontrarnos en posiciones contrarias sobre determinadas cuestiones catalanas, por ejemplo.

EHB: ¿Como afrontáis las próximas elecciones municipales y autonómicas?

AH: Con un crecimiento como el que estamos manteniendo podemos sacar varios miles de concejales en España. En Madrid, en muchos municipios hemos quedado por delante del PSOE. Pero es un reto buscar a gente capaz que podamos presentar a los ciudadanos. Nuestra guía es: en sitios donde no encontramos a gente a la que nosotros votaríamos no nos presentamos. Nuestro crecimiento, por tanto, es lento y nuestro reto es captar talento. Desgraciadamente en España la gente de más talento no se acerca a la política. A la política se acerca gente que se quiere promocionar, gente rebotada, etc. Nosotros buscamos un perfil de profesional liberal, estudios universitarios, etc.

EHB: Es decir, perfiles como el tuyo. ¿Qué fue lo que te motivó a dar el salto a la política?

AH: Como todo fue un proceso. En el País Vasco, donde he vivido toda mi vida, salvo mis años de carrera, hay una discriminación absoluta a los no nacionalistas. Y he sufrido sucesivos desengaños, primero con el PSOE, que se entregó al nacionalismo, después con el PP. Cuando Fernando Savater, a quien admiro, comenzó a liderar movimientos a favor de las víctimas de ETA y se creó UPyD me afilié de inmediato. Siempre me ha gustado mucho discutir de política, pero en ese momento se me despertó una inquietud. Empecé en el 2009 en parlamento vasco con Gorka Maneiro. Cuando me propusieron colaborar más directamente en las últimas elecciones generales en el 2011, no me lo pensé un minuto, porque para mi era una forma de hacer realidad mis ideales y de unirla con un trabajo.

En estos dos años y medio me he involucrado en la labor parlamentaria en el Congreso, que para mi es como un I+D de propuestas, y también en la parte orgánica, que es el Consejo de Dirección, que es apasionante porque está por hacer. UPyD surge de la nada y eso nos ha permitido construirlo con bases distintas.

EHB: ¿Y qué tal el cambio? ¿Se lo recomiendas a colegas de profesión y amigos con una inquietud similar?

AH: Si, totalmente. Mucha gente me dijo en su día que si estaba loco, ¡con lo mal que está la política!… Pero yo no lo veo como una profesión de por vida. Afortunadamente, si UPyD traiciona los principios que me atrajeron me iría sin problemas. Yo no creo que deba plantearse una carrera política como una carrera profesional. En nuestros estatutos está la obligación de haberse dedicado a una actividad profesional diferente de la política antes de entrar en UPyD.

EHB: Eres el autor de varias querellas de UPyD, la fundamental de la querella contra Bankia. ¿Qué fue lo que te motivo a enfrentarte a un problema tan complejo?

AH: Surgió de una sensación de imposibilidad. Ante un escándalo de esta magnitud, intentamos constituir una comisión de investigación en el Congreso y fue imposible porque todos los demás partidos estaban metidos en las Cajas. Nos encontramos muy solos. Ni siquiera IU nos apoyó, porque como todos los demás eran parte de los consejos de administración de las Cajas.

Intentamos constituir una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid, pero tampoco funcionó. Finalmente, en una reunión del Grupo, surgió la posibilidad de poner una querella. Que fue posible porque estaba yo, al no tener medios para contratar a grandes despachos.

EHB: En estos procesos en los que estás metido, habrás aprendido muchas cosas, desmitificado otras muchas y sacado conclusiones. ¿Me lo resumes?

Mi ámbito de especialidad no era el derecho penal, así que una querella criminal era un reto. He aprendido mucho del sector financiero y del funcionamiento de las entidades financieras, del rescate financiero, etc.

Y sí, he desmitificado mucho. Cuando ves declarar a gente como el ex gobernador del Banco de España o a Consejeros de una entidad como Bankia te das cuenta de su bajísimo nivel profesional. Te deja un poco abrumado. También te permite ver hasta qué punto los partidos políticos, sindicatos y las patronales han colonizado las instituciones del estado.

EHB: Vivimos en un momento de desencanto generalizado con nuestras instituciones, pero, como abogado y experto legal, ¿qué crees que está bien del entramado institucional y político y qué crees que podríamos mejorar?

AH: En España funciona muy bien el sector de los altos funcionarios del estado. Tenemos gente muy competente y capacitada que hace magníficos informes, como los que hicieron los Inspectores del Banco de España en su día, pero, de nuevo, la colonización de las instituciones por los partidos políticos es un verdadero problema. Éstos han salido de su ámbito natural y lo han invadido todo: la justicia, los organismos reguladores, el Banco de España, la CNMV, el Tribunal de Cuentas y han eliminado la función de control. El problema de España no es tanto de profesionalidad sino de politización. Es un problema muy grave y de muy difícil solución, ningún partido está dispuesto a recortar los derechos adquiridos a lo largo del tiempo con la pasividad de la ciudadanía y con unos medios de comunicación muy mediocres.

Para mi lo grave es que tenga que ser un partido político pequeño como UPyD el único que presente querellas, que no haya fiscalías que lo hagan. Eso es lo desolador de España.

EHB: Si trabajas en el Congreso, tienes quizás una idea de cómo ejercen la presión determinados grupos de interés en los proyectos de ley ¿Cómo es vuestra relación con ellos?

AH: Nos reunimos con todo el mundo. Tomamos nota de las propuestas, nos sirven mucho para hacer nuestro trabajo. No tenemos prejuicios. Intentamos defender las cosas alejándonos de ideologías. En España la política se ha construido con prejuicios. Nosotros, sin embargo, intentamos valorar las cosas en función de los argumentos.

Tenemos un equipo reducido de 12 personas. Tenemos un asistente por cada diputado y un jefe de gabinete. Pero tenemos unos grupos de trabajo distribuidos por distintos sectores: economía, justicia, energía, que son los que dan esa asistencia a los diputados. La gente que colabora con nosotros son personas altruistas que no quieren figurar. Es gente de confianza que colabora a nivel profesional sin querer que sus nombres aparezcan.

EHB: Siempre que hablamos de Grupos de Presión surge el eterno dilema de interés general, interés privado…

AH: En España predominan los intereses regionales sobre el interés general. Los diputados de UPyD representan el interés de España.

EHB: ¿Cuál es el interés de España?

AH: Que no haya cuotas, que hay cosas que hay que distribuir de acuerdo a criterios racionales.

EHB: Publicáis la agenda de las reuniones que tenéis en el Congreso con los lobbies. ¿De quién fue esa iniciativa?

AH: Esto surgió a raíz de un informe de una asociación de transparencia. Nos plantearon esta posibilidad y nos pareció una buena idea. Tenemos una conciencia muy grande hacia la transparencia. UPyD, por ejemplo, es el único partido que ha publicado su presupuesto electoral. También queríamos publicar las nóminas de los diputados y presentamos una iniciativa, pero fue rechazada. Hay un oscurantismo que afecta a todo.

EHB: ¿Te preocupa la transferencia de soberanía a Bruselas de cara al poder del Congreso?

AH: No. El debate parlamentario no se ha empobrecido por pertenecer a Europa, sino por la baja calidad democrática en España. El congreso es absolutamente anacrónico. El procedimiento es muy rígido. Empecé con mucha ilusión abriendo los debates, pero es un procedimiento tan encorsetado que le quita toda la frescura. Está en marcha una propuesta de reglamentación del Congreso. Nosotros hemos hecho un estudio de derecho comparado de todos los parlamentos y hemos presentado una propuesta de reforma de reglamento del congreso. Si nos lo tomáramos en serio habría un cambio muy importante.

Mi idea es que ni tiene por qué Europa acabar con todas las competencias ni al revés, ni tenemos que ir hacia un proceso de europeísmo. Tenemos que hacer un reparto de competencias basado en la eficiencia, no en ideologías.

Por otro lado, hay que implicar a los ciudadanos en el proceso europeo. Parece que Europa está sólo para lo malo, y ahí han tenido mucho que ver los gobiernos nacionales, para quitarse responsabilidades. Para nosotros Europa es la salvación. Es nuestra vía de escape del bipartidismo de España, que todo lo esconde debajo de la alfombra.

9
may

¿El Gobierno español o el Congreso de Diputados regulará el lobby en esta legislatura? Ésta es la pregunta que muchos nos hacemos en estos momentos. Por ello, y sabiendo que son muchas las opiniones y sugerencias que se está recibiendo, consideramos que puede ser útil un breve repaso a la regulación del lobby en Israel –ya hay que terminar con el tópico de que el lobby sólo está reconocido en Estados Unidos-.

Después de varios intentos fallidos, en abril de 2008 la Knesset –el Parlamento israelí– aprobó una ley en la que se regulaba la actividad de los lobistas. Los parlamentarios coincidieron en que era una ley necesaria para mejorar la transparencia en el país, y Shelly Yachimovich, una de las diputadas promotoras de la legislación, afirmó que la norma perseguía equilibrar la fuerza de los ricos, que son representados por lobistas, y los ciudadanos en general. Es decir, la regulación y reconocimiento del lobby, favorece la mayor participación de la sociedad.

La ley israelí define al lobista como aquella persona cuya ocupación consiste en realizar acciones para persuadir a miembros de la Knesset en la toma de decisiones sobre legislación u otras iniciativas que se discuten en el marco de la cámara legislativa. De acuerdo con esta caracterización, únicamente queda regulado el lobby legislativo, y no el que se puede realizar sobre personas que forman parte del poder ejecutivo.

La norma obliga a los lobistas a obtener un permiso de una Comisión especial, encabezada por el Presidente de la Knesset, para poder entrar y trabajar en el entorno de la cámara, teniendo que aportar información sobre los clientes a los que representa y si es miembro de algún comité de partido. Durante el tiempo que están en la Knesset, los lobistas deben llevar una acreditación naranja con su nombre que los identifica visualmente como lobistas. Algo que no deja de parecerme extraño, y por qué no también el electricista, el letrado, el abogado, se ponen una identificación…

Además, la ley recoge un período de “cooling-off” (o enfriamiento) según el cual exdiputados, antiguos ministros y trabajadores de la Knesset no pueden ejercer la actividad de lobby hasta después de un año de abandonar su cargo. Por último, la norma también prohíbe a los lobistas entregar a los parlamentarios cualquier regalo o beneficio para promover los intereses de su cliente, así como intentar influir de manera ilegítima sobre ellos con presiones o amenazas. La sanción que se prevé para la vulneración de estos supuestos es la prohibición al lobista infractor de su entrada en la cámara, pero no se establece ninguna pena pecuniaria ni de cárcel, lo que debilita la efectividad de la norma.

En respuesta a este escándalo, el Forum for Government Connections, compuesto por la mayoría de firmas de lobby de Israel, publicó un Código ético en mayo de 2012 después de la celebración de varias reuniones en las que se discutió la manera adecuada en la que los lobistas debían trabajar con cargos electos y funcionarios. El Presidente de la Knesset valoró positivamente este paso adoptado por los lobistas, y añadió que cada lobista debía hacerse personalmente responsable de cumplirlo.

A raíz del debate surgido en el país en torno a la regulación del lobby, el Israel Democracy Institute (IDI) publicó un informe a inicios de 2013 analizando los efectos de la ley aprobada en 2008 y realizando una serie de recomendaciones para mejorar dicho marco normativo.

El Presidente de la Knesset, Reuven Rivlin, se comprometió el año pasado a modificar la regulación. “La Knesset no pretende erradicar la profesión de lobista, sólo regular su trabajo con aquellos que toman las decisiones”, dijo Rivlin, y añadió “el lobby equilibrado y organizado es legítimo e incluso bienvenido en una democracia parlamentaria”.

Considero que hemos dado el paso de reconocer el lobby como algo no sólo permitido sino necesario para una democracia, pero su regulación está en un proceso amplio de maduración, donde en todos los países donde se ha regulado, después la norma ha sido puesta en cuestión o modificada.

Principales propuestas del Israel Democracy Institute (IDI) para la mejora de la regulación del lobby

  1. Regular la actividad de los lobistas que son trabajadores permanentes de una organización y actúan únicamente en representación de ésta (“in-house lobbyists”), equiparándola  con la normativa que se aplica a los lobistas que trabajan para consultorías independientes.
  2. Ampliar el ámbito de la regulación, incluyendo también las actividades de lobby extraparlamentarias, es decir, las relaciones con funcionarios y otros miembros del poder ejecutivo.
  3. Extender la duración del período de “cooling-off” durante el cual los exdiputados, antiguos miembros del gobierno y trabajadores de la Knesset pueden realizar actividades de lobby sólo pasado un año y medio después. Además, esta prohibición también debería aplicarse a los altos cargos de la Administración.
  4. Exigir a todos los lobistas la publicación de un informe anual de sus actividades, que sería publicado en la página web de la Knesset.
  5. Obligar a los lobistas a manifestar a quién están representando en el desarrollo de sus actividades en la Knesset, especialmente durante las sesiones de las comisiones.
  6. Endurecer las sanciones para los casos de quebrantamiento de la regulación del lobby, dotando a las infracciones de carácter penal e imponiendo multas.
7
may

Este viernes dará comienzo la IV Edición del Programa de Lobby&Advocacy: Gestión Transparente de Intereses Públicos y Privados.

El programa está enfocado a cómo dirigir y gestionar el departamento de asuntos de gobierno o asuntos corporativos dentro de una organización. Destacamos del programa el componente altamente estratégico que solo una Escuela de Negocios como el IE Business School puede ofrecer a aquellos directivos o altos cargos de la administración con necesidad de una especialización en estos ámbitos. También destacamos el enfoque intelectual con el que consideramos que ha de desarrollarse esta actividad: la necesidad de que las empresas construyan verdadera legitimidad social para poder ejercer influencia legítima en el proceso de toma de decisiones.

Nuestro claustro está integrado por un grupo heterogéneo de miembros del gobierno y de los cuerpos de la administración civil del estado, diputados, especialistas de las instituciones europeas, directivos de asociaciones empresariales, así como expertos en negociación, comunicación estratégica y en movilización ciudadana.

A lo largo de estos meses previos al comienzo del programa, hemos organizado cuatro conferencias que han dejado entrever el espíritu del programa. Tuvimos el privilegio de contar con la Secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, que nos habló del poder de la comunicación estratégica para la defensa de los intereses de España; contamos con cuatro profesionales, el Responsable Global de Asuntos Corporativos de Telefónica, Carlos López Blanco, el Diputado Pablo Casado, la periodista de datos, Mar Cabra y el profesor de universidad, Rafa Rubio, para debatir una expresión que acuñamos aquel día, “lobby de datos”, el uso del Big Data como herramienta de influencia en la agenda política; contamos con el Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, que nos habló del poder de la cultura para promover la marca española en el exterior; finalmente el Secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, nos habló de cómo gobierno y empresas están desarrollando de la mano la agenda digital española.

En todos estos actos se reflejó un mismo elemento: cómo utilizar determinadas herramientas, la comunicación, el big data, la cultura y la colaboración público-privada para influir de una manera legítima en la sociedad civil y en la clase política. En este programa consideramos que las empresas y las asociaciones empresariales son una parte fundamental de la sociedad civil y que requieren como hemos dicho más arriba alcanzar primero una legitimidad social para poder influir en la toma de decisiones públicas.

Sabemos que este principio va a ir a más. A través de este programa estamos siendo tanto artífices como testigos de un cambio de paradigma en las empresas, grandes, medianas y pequeñas y en las asociaciones empresariales: la utilización del lobby profesional como antídoto contra la corrupción. Estamos presenciando cómo el sector privado está desarrollando todo un conjunto de políticas y departamentos encaminados a estructurar la participación en la toma de decisiones públicas a través de mecanismos de influencia legítima, es decir, con la debida transparencia y con la debida ética y estética. “Lobby profesional o lobby responsable” son términos que se extienden a toda velocidad en el lenguaje corporativo. Gracias a nuestros antiguos alumnos y a los nuevos que vengan, estamos creando un nuevo modelo en España donde empresas y gobierno trabajan de la mano en el desarrollo de las agendas que darán respuesta a los problemas que se nos presentan como sociedad y como país.

3
abr

La actividad del lobby en España y en Europa no es nueva en cuanto que la representación de intereses frente a las instituciones públicas se ha ejercido desde que el mundo es mundo. Ahora bien, el salto a la profesionalización de la actividad es reciente, diría que no lleva más de tres décadas en el mundo anglosajón; en Europa, dos decenios y en España algo menos de un lustro.

Cuando hablo de profesionalización, me refiero principalmente a la creación de departamentos específicos en las organizaciones y a contar con personas especializadas en la actividad. En este post quisiera hablar más específicamente de las personas especializadas en la actividad y que forman los equipos de asuntos corporativos y de gobierno de las compañías.

El lobista es una de las nuevas profesiones del siglo XXI

En este sentido, la profesión de lobista es un oficio que se va asentando cada vez más, pero de características todavía desconocidas. Son muchos los que se acercan al IE Business School para preguntarnos qué habilidades y conocimientos debe tener el que ejerce esta nueva profesión.

Hay que destacar que al ser una nueva profesión, no cuenta con un currículum académico universitario concreto como lo tienen las profesiones de abogado, ingeniero, auditor, etc. Por ahora la profesión se ha nutrido de personas con perfiles y experiencia profesional muy diversos.

A diferencia de lo que sucede con las profesiones “de toda la vida”, no existe un único camino para llegar a ser lobista. No obstante, sí podemos afirmar que la profesión se ha nutrido principalmente de profesionales con formación y experiencia en los siguientes ámbitos: el derecho, la comunicación, la carrera política, e incluso el marketing.

El lobista perfecto depende de sus habilidades personales en un 70% y el 30% restante de su conocimiento y experiencia

Si bien no hay ningún estudio empírico al respecto, los headhunters de prestigio –como Norman Broadbent– destacan que el lobista perfecto depende de sus habilidades personales en un 70% y el 30% restante de su conocimiento y experiencia.

Analizando diferentes ofertas de trabajo para el puesto de Director of Government Affairs que se buscan en algunas empresas y multinacionales en Estados Unidos, vemos que hay una serie de habilidades y cualidades que se piden de forma repetida a los candidatos y que, por tanto, componen la base del perfil del lobista. Entre estas habilidades destacan las siguientes:

  • Conocimiento y sensibilidad política y estar familiarizado con las estructuras de gobierno del país.
  • Excelentes dotes comunicativas a nivel oral y escrito.
  • Excelentes dotes interpersonales para establecer contactos y tratar con las personas relacionadas con la organización, incluyendo políticos, funcionarios y representantes de organizaciones sociales.
  • Pensamiento crítico, analítico y amplio para diseñar las estrategias más adecuadas a los intereses de la organización que representa.
  • Habilidad para ejecutar proyectos de manera eficiente cumpliendo con períodos de tiempo cortos.
  • Espíritu proactivo con habilidad para trabajar de manera independiente y supervisar varios proyectos a la vez.
  • Capacidad de extraer y sintetizar información valiosa de múltiples fuentes, así como de encontrar soluciones creativas a problemas complejos.
  • Habilidad para organizarse y gran capacidad motivacional.
  • Trabajador en equipo.
  • Buena presencia para representar a la organización al más alto nivel.

Si estáis buscando equipo para vuestros departamentos, ya sabéis qué habilidades tenéis que detectar en los candidatos.

25
feb

Desde el año 2007, el número de lobistas registrados en Estados Unidos ha caído más de un 17%, desde los 14.837 que había en 2007 hasta los 12.279 del año pasado. Este declive puede ser atribuido principalmente a dos factores: en primer lugar, una economía en recesión en la que las compañías recortan su gasto en lobbying (véase post anterior); y en segundo lugar, el endurecimiento de la normativa que regula el ejercicio del lobby que se produjo precisamente en el año 2007.

Lobistas en EEUU (gráfico)

En 1995, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la Lobbying Disclosure Act (LDA), que obligaba a las organizaciones dedicadas a hacer lobby a publicar semestralmente un resumen de sus actividades, sus gastos y la lista de los lobistas que tenían empleados.

Tras el escándalo de corrupción y tráfico de influencias protagonizado por el lobista Jack Abramoff, el Congreso americano aprobó en 2007 la Honest Leadership and Open Government Act (HLOGA). Esta nueva norma endureció el control sobre los lobistas, obligándoles a publicar el informe de sus actividades con más frecuencia (cada 4 meses) y a revelar todas las contribuciones que realizan a candidatos, comités y PACs. Asimismo, la ley establece plazos de hasta 2 años para congresistas y sus empleados de más alto nivel durante los cuales tienen prohibido ejercer la actividad de lobby tras abandonar el ámbito público.

Este cambio legislativo, unido a la política de Obama de restringir la contratación de lobistas en la administración, aporta motivos a los lobistas para no registrarse, ya que ello les supone una carga muy importante en términos de reputación y les puede limitar sus perspectivas profesionales.

Si los lobistas quieren evitar registrarse, la misma HLOGA contiene la excepción que lo hace posible: la ley dice que si un profesional no dedica más de un 20% de su tiempo a hacer lobby, éste no tiene que registrarse como lobista y, por tanto, no está sujeto a ninguno de las obligaciones de control y transparencia incluidas en la HLOGA.

De acuerdo con los datos publicados por OpenSecrets en su informe Lobbyists 2012: Out of the Game or Under the Radar?, que analiza la actividad de los lobistas en Estados Unidos en el año 2012, más del 46% de los lobistas que estaban en activo en 2011 pero no en 2012 continuaban trabajando para los mismos empleadores. Ello sugiere que estas personas seguían haciendo el mismo trabajo, pero sin llegar a dedicar el 20% de su tiempo a contactar con congresistas y otros oficiales de la administración, por lo que quedaban eximidos de la obligación de registrarse y publicar sus actividades.

El hecho de que casi la mitad de las personas que dejaron de registrarse entre 2011 y 2012 permanecieran a sueldo de las mismas empresas, unido a que en 2008 –el año después de la aprobación de la HLOGA– se produjo la segunda mayor caída en el número de lobistas registrados, permite concluir que no sólo la crisis económica ha frenado la actividad de lobby en Estados Unidos, sino que el endurecimiento de la normativa reguladora ha provocado que parte de los lobistas hayan optado por aprovecharse de los resquicios legales para no tener que informar de sus actividades.

En una conferencia celebrada el 18 de febrero en la Fundación Rafael del Pino, Tony Podesta, fundador y presidente de la reconocida firma de lobbying Podesta, afirmó que la mala situación económica había repercutido negativamente en la industria del lobby, pero que la reducción en el número de lobistas registrados se debía también a que “algunas personas están escapando de sus obligaciones legales”.

Asimismo, Tony Podesta añadió que, “cada vez más, las relaciones gubernamentales son un trabajo de comunicación y relaciones públicas, de movilizar a la gente y emitir anuncios de televisión, y no tanto dirigirse directamente a congresistas o funcionarios de la administración”. El contacto con legisladores y oficiales de la administración es lo que la HLOGA prevé como actividades propiamente de lobby, de modo que si los profesionales centran su ejercicio en otras estrategias –sin utilizar más del 20% de su tiempo a actividades “tradicionales” de lobby– pueden esquivar la obligación de registro.

Con independencia del peso de los distintos factores en la bajada del número de lobistas registrados en Estados Unidos, el hecho cierto es que no todos los lobistas que han dejado de registrarse han abandonado la profesión, ya que, como hemos visto, muchos de ellos siguen trabajando en el mismo puesto y para la misma compañía.

Como dijo Louis D. Brandeis, juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos a principios del siglo XX, “la luz del sol es el mejor de los desinfectantes”. En este sentido, la actividad de lobby no debe ejercerse en la sombra y al amparo de lagunas legales arbitrarias, sino que debe estar bajo la luz para que sea visible y transparente. Por eso una vez más nosotros seguimos proclamando: luz y taquígrafos para la necesaria relación entre lo público y lo privado.

No obstante,  la HLOGA americana nos demuestra los límites de cualquier texto normativo: la ley hace justicia, pero no hombres justos; la ley promueve la transparencia, pero no hace hombres o lobistas transparentes. Por muy estricta y controladora que sea cualquier ley que regule el lobby, fracasará si no va acompañada de una educación y una cultura en la que pese más la honestidad y el buen hacer que el dinero.

20
feb

El nuevo Programa Avanzado de Lobby&Advocacy: Gestión Transparente de Intereses Públicos y Privados se desarrolla en el IE Business School, considerada en 2013 la escuela de negocios nº 1 de Europa, según el ranking del Financial Times (diciembre 2013) para los Programas de Executive Education, donde se enmarca este programa.

 

El Programa Avanzado es un Programa más concentrado y enfocado específicamente a la creación y gestión del Departamento de Asuntos de Gobierno o Asuntos Públicos de las organizaciones. Es un programa de 56 sesiones (viernes por la tarde y sábados por la mañana, que comenzará a finales de abril y finaliza en julio). El coste total es de 7.900 euros.

 

 

19
feb

Madrid, miércoles 12 de febrero de 2014, 19:30h
Aula Magna, C/ María de Molina 11
IE Business School

El Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, D. Víctor Calvo-Sotelo, impartió la conferencia Gobierno y empresas en el desarrollo de la Agenda Digital Española, el miércoles pasado en el Aula Magna del IE Business School.

“Las T.I.C son un sector clave para la sociedad, una palanca de cambio para el desarrollo económico del país y una palanca de competitividad”, declaró el Sr. Calvo-Sotelo. En este sentido, el Secretario de Estado señaló que en las pymes digitalizadas se produce un 10% más, se exporta un 50% más y se genera un 50% más de empleo en comparación con las empresas estancadas en la era analógica. No en vano, en Europa, existen hoy en día 300.000 vacantes en el sector TIC por falta de expertos tecnológicos cualificados que las ocupen.

La Unión Europea y la globalización son una fuerza imparable para el sector de las telecomunicaciones, recalcó. Calvo-Sotelo. Por ello, el reto es crear un mercado único digital, algo complicado, porque cada Estado Miembro tiene una concepción distinta de la protección de datos, una regulación diferente, etc.

En este sentido, la Agenda Digital Española es una adaptación a la realidad española de la Agenda Digital Europea, que la SETSI está desarrollando según  las necesidades específicas de nuestra sociedad. Un comité de expertos redactó el borrador, que luego se publicó en la página web del ministerio para su consulta pública. Como ejemplo de participación ciudadana en el desarrollo de la agenda digital, el Secretario de Estado dijo que se recibieron 525 propuestas, algunas de las cuales fueron incluidas en el texto definitivo de la Agenda.

Otro ejemplo de dicha participación de la Sociedad Civil en el desarrollo de iniciativas del gobierno fue la tramitación del Proyecto de Ley General de Telecomunicaciones. Este proceso fue alabado explícitamente en el Dictamen del Consejo de Estado, lo que pone de manifiesto un primer paso en materia de transparencia por parte de la Administración.

Ahondando en la idea de cómo las TIC pueden facilitar la participación de la sociedad civil en los procesos administrativos, el Sr. Calvo-Sotelo explicó que el Gobierno británico tiene unificadas todas las webs de sus ministerios en un único portal. (https://www.gov.uk/)

Durante el turno de preguntas, uno de los asistentes inquirió al Sr. Calvo-Sotelo sobre cómo se integra la propiedad intelectual dentro de la Agenda Digital, a lo que el Secretario de Estado respondió que el mundo de los contenidos está especialmente afectado por la revolución de las nuevas tecnologías. “El mundo de los contenidos es cultura y es industria”, manifestó en su intervención. Dentro de la Agenda Digital, existe una doble vía: la lucha contra la piratería y ayudar a las industrias culturales a desarrollarse en internet. “Las Administraciones Públicas deben ayudar en este proceso”, sentenció.

En el campo de la actividad del lobby, Calvo-Sotelo opina que cada vez hay menos empresas que van a los ministerios a preguntar: “¿qué hay de lo mío?” Desde su punto de vista, se ha cambiado la concepción de cómo las empresas explican sus intereses, razonando ahora más sus posturas en términos de creación de empleo, mayor competitividad u otros argumentos.

Por último, el Secretario de Estado emplazó a los participantes a estar atentos a lo que se dice en la próxima conferencia internacional que el Gobierno de Brasil organiza en Sao Paulo los días 23 y 24 de abril de 2014, donde se pretende buscar un consenso para la gobernanza mundial de internet.

Dentro del marco de la presentación del IV Programa Avanzado Lobby&Advocay. David Córdova, Director del PA Lobby&Advocacy y Socio-Fundador de Vinces y Elena Herrero-Beaumont, y Directora Adjunta del Programa y Socia de Vinces fueron los encargados de moderar el debate. 

http://www.ie.edu/execed/pslobby?_adptlocale=en_US

 Entre los asistentes acudieron directores de asociaciones del sector de propiedad intelectual, directivos de organizaciones empresariales, decanos de colegios profesionales, miembros de la Administración Pública, agentes de lobby en Bruselas, etc. 

 

15
feb

Jesús Lizcano, Presidente de Transparencia Internacional España, confiesa no conocer en detalle la cultura del lobby. Pero se ha visto 1358948497841transparenciadnobligado a acercarse después de que la sede en Berlín de la organización internacional que preside en España decidiera embarcarse en un proyecto sobre la actividad titulado “Lifting the lid on Lobbying”. La idea es hacer un diagnóstico de las prácticas de lobby en 16 jurisdicciones para ofrecer una serie de recomendaciones encaminadas a aumentar la transparencia y luchar contra la corrupción.

En una de las últimas reuniones con sus colegas de Transparencia Internacional reconocieron que si la esencia del lobby es influir en la regulación de manera legítima para avanzar en determinadas agendas, la acción de su organización es indudablemente la de un lobby, aunque un lobby bueno.

Como venimos insistiendo desde que comenzamos a desarrollar este programa de lobby & advocacy en el IE Business School hace cuatro años, el lobby profesional es el antídoto contra la corrupción y damos la enhorabuena a Transparencia por esta iniciativa.

En una entrevista reciente, Jesús compartió con nosotros su visión sobre algunos de los temas relacionados con lobby, transparencia y corrupción, que reproducimos a continuación.

EHB: ¿Qué es lo que más te frustra del lobby que estás realizando en aras de la transparencia en España?.

JL: De los años que llevamos impulsando la transparencia a nivel legal e institucional hay que reconocer un importante cambio -debido en buena medida a la presión social- en la actitud de la clase política y de los Partidos, así como de los grupos parlamentarios en su actitud respecto a la transparencia. Hace algunos años los partidos políticos no nos hacían mucho caso, ni tampoco mostraban inquietud alguna porque hubiera en España una Ley de transparencia. En los dos últimos años todos han reconocido -quizá a la fuerza- la necesidad de una mayor transparencia social y la necesidad de una ley al respecto, para ponernos así a la altura de los restantes países europeos. En todo caso todavía es manifiestamente mejorable la actitud de la clase política, y sobre todo de los Partidos, en aras de la transparencia, que no han hecho además los esfuerzos suficientes para ponerse de acuerdo al tramitar la reciente Ley de Transparencia, y es por ello en buena medida por lo que la misma ha quedado bastante incompleta.

EHB: ¿Qué porcentaje del total de vuestras propuestas dirías que se ha recogido finalmente en la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno?

JL: En Transparencia Internacional España hemos colaborado en el proceso de gestación de esta Ley, primero en el Grupo de Expertos que trabajó analizando el proyecto de ley y aportando posibles mejoras en el texto, y después, hemos comparecido tres miembros de la Dirección de Transparencia Internacional España (Antonio Garrigues, Manuel Villoria y yo mismo) en el Congreso de los Diputados proponiendo a los señores Diputados cambios que se deberían realizar en el texto legal. Si hemos de calcular un porcentaje, yo lo dejaría en menos de un 50 por ciento de aceptación de nuestras propuestas al respecto. En todo caso creo que algo hemos logrado (junto con otras instituciones), sobre todo en cuanto al tipo de entidades que finalmente se han incluido en la Ley de Transparencia, tales como: Partidos políticos, Sindicatos, Organizaciones empresariales, Casa Real, etc.

EHB: ¿Cuál es el principal obstáculo que te encuentras en tu lucha por una mayor transparencia en el sector publico?

JL: En España hay una amplia y ancestral inercia negativa en las instituciones públicas y en los funcionarios, no solamente para publicar información, sino para proporcionar aquella que puedan pedir los ciudadanos. Afortunadamente, ese tradicional obstáculo va a ser necesariamente superado por los requisitos y las obligaciones que establece la nueva Ley, de forma que las instituciones públicas van a tener que publicar en sus respectivas webs una gran cantidad de información, y por otra parte tendrán obligación de facilitar a los ciudadanos la información que soliciten. Es un cambio radical en la relación de la administración pública con el ciudadano, y que esperamos que cumpla de forma rápida y eficaz.

EHB: Interesante el Índice de Transparencia de los Parlamentos. ¿Cómo está funcionando? Cuéntanos con qué os estáis encontrando.

JL: A través del Índice Transparencia de los Parlamentos estamos evaluando el nivel de apertura informativa de los diecinueve Parlamentos existentes en España, esto es, los dos estatales (Congreso y Senado) y los diecisiete Parlamentos autonómicos. En principio, y como ha ocurrido con otras entidades públicas que venimos evaluando (Ayuntamientos, Diputaciones, Comunidades Autónomas, etc.) el primer año va a ser el más difícil para estas instituciones, y probablemente los resultados no sean los óptimos, pero en cualquier caso sabemos que estas últimas semanas muchos parlamentos están haciendo un importante esfuerzo para mejorar la información que hacen pública, y por lo tanto obtendrán una calificación mejor que la que nosotros les hemos hecho llegar en nuestra Evaluación provisional. Por otra parte, y como ha ocurrido igualmente en otras instituciones públicas evaluadas, es de esperar que en las próximas ediciones de este Índice vayan mejorando estas instituciones parlamentarias en cuanto a su nivel de transparencia.

EHB: La transparencia es el antídoto contra la corrupción. ¿Pero no es necesaria acompañarla de una sociedad civil más activa? A los españoles se nos acusa de indolentes, de tener una sociedad civil débil. ¿Se te ocurren ideas de cómo movilizar a la ciudadanía para que exija más a su clase política?

JL: Efectivamente, la transparencia es el mejor antídoto contra la corrupción, ya que aunque no la elimina, sí la dificulta, y en definitiva, evita que prolifere incontroladamente. En todo caso, la transparencia ha sido siempre una asignatura pendiente en España, situación que gracias a la sociedad civil va mejorando, por la concienciación que generamos en los políticos y en los cargos públicos. Es cierto que nuestra sociedad civil ha estado en general poco activa a la hora de propiciar mejoras y cambios en esta situación, si bien creo que está cambiando en estos momentos, y las ONG´s, las universidades, etc. estamos aumentando nuestra sensibilidad y nuestras iniciativas para propiciar una actitud más beligerante y menos permisiva por parte de los ciudadanos ante la corrupción. Hay diversos caminos para concienciar a la ciudadanía en este terreno: a través de la labor divulgativa de estas organizaciones, de los artículos en prensa, de los actos públicos, de las redes sociales, etc. que ayuden a canalizar la creciente indignación y posicionamiento de los ciudadanos frente a la corrupción.

EHB: ¿Ves la posibilidad de construir en España websites como www.pogo.org o www.propublica.org?

JL: En España ya hay distintas organizaciones en la sociedad civil que promueven información y tienen websites que permiten una interacción, una canalización de denuncias, etc. contra la corrupción, el fraude, los abusos de poder, los indultos indiscriminados, etc. No estamos todavía al nivel de otros países, pero ya se va avanzando en este terreno.

EHB: ¿Tienes algún amigo político, ejerciendo en estos momentos la política? En tal caso, ¿te ha mostrado en alguna ocasión su posición sincera sobre el tema de la transparencia y la corrupción?

JL: Amigos, lo que se dice amigos, políticos no tengo, pero sí tengo bastantes conocidos e incluso colegas universitarios, que están o han estado metidos en política, y muchos de ellos me han mostrado a menudo su grado de frustración por el funcionamiento de sus respectivas formaciones políticas, la poca democracia interna existente, así como la escasa transparencia interna y externa que muestran estas organizaciones. En España tenemos otra importante asignatura pendiente en cuanto a los Partidos políticos, ya que la partitocracia existente impide que haya el necesario equilibrio de poder entre estos Partidos y la sociedad.

EHB: ¿Tienes algún amigo empresario? ¿Qué opina de estos temas?

JL: Muchos empresarios opinan y conocen, tal como se ha demostrado por ejemplo en el reciente Informe de la Unión Europea sobre la Corrupción, que sigue existiendo un alto nivel de corrupción en las relaciones entre empresas y la Administración, sobre todo en algunos sectores y en algún tipo de entidades públicas. Es algo que aunque va disminuyendo muy lentamente por la existencia de mayores controles, de menores posibilidades de especulación urbanística indiscriminada, etc. tiene todavía sin embargo un amplio recorrido de mejora, y los ciudadanos, las organizaciones sociales, los consumidores, etc. tenemos un importante desafío para el futuro en esta materia.

EHB: En Lobby Transparente estamos tratando de liderar el proceso de normalización del lobby en España porque creemos que ello contribuirá también a alimentar la transparencia y a luchar contra la corrupción. ¿Qué opinas de los lobbies?

JL: Mi opinión de los lobbies tiene una doble perspectiva: por una parte, creo que son positivos porque pueden ayudar a mejorar desde un punto de vista técnico el nivel de claridad y eficacia social de muchas normas legales; por otra parte, al no estar regulada legalmente ni identificada de forma clara la naturaleza y el marco de actuación de los lobbies, puede dar una sensación negativa a los ciudadanos de que son personas o entidades que intentan lograr unos cambios legales de forma atípica y en beneficio propio o de sus clientes. Es por ello que creo necesaria una mayor transparencia en el terreno de los lobbies, que haya una clara identificación de los mismos mediante el correspondiente registro público, que se regulen mínimamente sus actividades, y que en definitiva se llegue a conocer e incluso se valore positivamente su posible contribución en los procesos de emisión y promulgación de las leyes.